MWAPONA

Fue una de las primeras palabras, si no la primera, que escuché y aprendí al llegar a Binga. Es la forma abreviada de “Mwapona biyeni?”; literalmente significa: “¿Cómo vives?” “¿Cómo estás?” El equivalente en español sería nuestro “hola”.

Esta palabra, al igual que cualquier saludo, es un símbolo de cordialidad, de querer entrar en contacto con el otro, de unir corazones en definitiva. Eso es lo que he intentado siempre en mi vida, y aún lo sigo intentando en este punto de la geografía africana.

Moment, uno de los jóvenes de Chininga (uno de los centros del mundo rural a los que voy), y un servidor.

La misma intención es la que subyace a este blog. Por un lado quiere ser un “mwapona” saludo a todos los que la leáis, procurando haceros llegar todo aquello de lo que soy testigo a través lo que veo, oigo, huelo, toco, gusto… por estos lares. Y también de lo que sueño, imagino, pienso, lloro, dudo, soy… también por estos lares. A veces algunos me han preguntado: “¿Qué haces allí? ¿Cómo vives? ¿Es muy distinto todo? Pon fotos en Facebook y cuéntanos”. Esta página es la respuesta a todo ello, al menos un poquito.

Asimismo, este blog surge de la necesidad de expresar todo lo que ha supuesto en mí el giro de 180º el venirme a Zimbabue para ser testigo de un Dios que me ha mirado, y me mira, con alegría y ternura, con acogida y comprensión. Por eso, mi vida aquí entre los tongas es también un “mwapona” de parte de Dios a todos ellos.

Por tanto, ¿es ésta una bitácora sobre viajes? No, aunque haya sido el viaje de mi viaje y podáis ver y juzgar la belleza (y otras cosas) que presenta esta bendita tierra. ¿Es una bitácora de cooperación? Tampoco, porque mi oficio aquí es otro, si bien es cierto que a veces temas como éste puedan estar relacionado con lo que vivo aquí. ¿Es una bitácora de temática social? La respuesta es de nuevo tampoco, aunque haya mucha injusticia que denunciar, y a veces aparezca algún filón en esta línea.

Simplemente se trata de volcar en este espacio mis pensamientos, mis sentimientos, mis vivencias… En definitiva, lo que va llenando poco a poco mi vida y hace que sea todos los días.

Testigo en Zimbabue