África, escuela de humildad

Hace poco he estado visitando parte de la zona tonga de Zambia, en concreto algunos sitios que están al lado de los pasos fronterizos de Chirundu y Kariba y he aprovechado también para conocer la presa del lago Kariba, una obra de ingeniería digna de admirar, en cuyo final del reculaje, más o menos, se sitúa Binga, donde ya sabéis que vivo.

Estuve alojado en la misión de Lusitu, donde, vive Silvia, una milanesa amiga mía con quien coincidí en Irlanda cuando estábamos estudiando inglés para venirnos a estas tierras. Me había invitado varias veces y, por fin, encontré el momento. Por supuesto, han sido días de descanso, de disfrutar comida italiana casera y de compartir nuestra experiencia como testigos en tierras africanas.

Por supuesto, no es lo mismo Zambia que Zimbabue, aunque en ambos países haya tongas. No es lo mismo la perspectiva de una mujer que la de un hombre; eso sí, ambas necesarias y complementarias. No es lo mismo una laica que un cura, entre otras cosas por su diferente formación y posición en la Iglesia. Tampoco es lo mismo las visiones sobre la Iglesia o la pastoral de una laica y de un cura, a menudo más prácticas las primeras que las segundas. Y no es lo mismo muchas cosas que nos diferencian sobre todo a niveles más externos.

Sin embargo, hay algo que hemos estado compartiendo, algo más a nivel profundo, que une los corazones de los que hemos querido ser testigos de otra manera de vivir en un país con una cultura tan diferente a la nuestra. Estoy hablando de la experiencia de la humildad. Sí, la humildad. Quizá no sea un término muy en boga pero no por ello menos verdadero.

Sin duda alguna, mi experiencia en Zimbabue ha supuesto en mi vida una escuela de humildad que me ha hecho postrar para abrirme a lo nuevo.

Empezar de cero en un país diferente supone muy a menudo, a un nivel más exterior, dejar familia, amigos, lengua, lugares que te han dado forma…, y a un nivel más interior, poner a un lado tus criterios, lo que te ha valido hasta ese momento, tus convicciones más profundas, incluso la relación con Dios… Es decir, uno se queda en pelotas, sin protección alguna y a merced de los demás y de lo demás. Pero esto es sólo el principio.

Esta situación de desnudez y de indefensión es la preparación, a mi entender, para poder acoger todo lo nuevo de la nueva situación, valga la redundancia, y también de lo más externo a lo más interno: lengua, comida, relaciones, maneras de entender de vida, el cristianismo, la relación con Dios, o por lo menos tal y como la entendías… Es eso de descalzarse porque estás en tierra sagrada, como le dijo Dios a Moisés. Uno se siente tan pobre, tan frágil y tan débil, tan poca cosa, con tanto por experimentar y aprender, empezando por estas gentes que me rodean y acogen, grandes en su sencillez, y siguiendo por una visión mucho más depurada de Dios, que va más a lo esencial, a lo gratuito y a la libertad, pasando por la grandeza de las cosas cotidianas, como un abrazo o una sonrisa…

Y sí, esta escuela de humildad que es África, que te pone en tu sitio, o al menos te resitúa en la vida, no es fácil, es dura, pero también ayuda a crecer. No es mala terapia para esta cuaresma, y para todo el año, para tantos y tantos cristianos acomodados a lo de siempre, incapaces de humillarnos ante el mundo que nos rodea para descubrir la huella de Dios en él; incapaces de humillarnos antes los demás hombres que nos muestran un universo infinito en cada uno de ellos; y lo que es peor, incapaces de humillarnos y ponernos de rodillas ante el misterio mismo de Dios.

Testigo en Zimbabue

‪Para los que prefiráis escuchar el post: https://m.facebook.com/leoperilla?ref=bookmarks‬

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s