Kulindila como actitud del corazón

Los cristianos acabamos de comenzar ese tiempo en el que rememoramos las venidas de Jesús. Sí, en plural: la primera, cuando vino y se hizo uno de nosotros; la segunda, última al final de la historia; y la tercera (o terceras), en el día a día. Por supuesto, estoy hablando del adviento, palabra que está relacionada con “venida”. Y decimos una y otra vez, a veces con la boca un poco pequeña: “¡Ven, Señor!” “¡No tardes, Señor!”…

Preacher, un joven de los centros a los que voy, sentado en su casa. El asiento puede ser un símbolo de pararse a contemplar la realidad, esperando llenarse de ella.

Sigue leyendo